Bienvenidos al Frente Negro

jueves, 2 de junio de 2011

El Revisionismo Histórico y la Actualidad

.
.
Síntesis de una entrevista a Francisco Pestanha
por Nacho Ordoñez y Roberto Gabaso (para la UNI)
.

1.- ¿Podría describirnos brevemente que entiende Ud. por “revisionismo histórico”?

Ante todo quiero aclararles que no soy historiador ni nada que se le parezca. Soy un simple argentino que aspiro a reflexionar sobre las cosas del país con un poquito de sentido común.

En lo que atañe a su primer interrogante, entiendo que el revisionismo histórico es un genuino y auténtico fenómeno cultural en el más amplio sentido de la palabra. Más precisamente, el revisionismo es un fenómeno de resistencia cultural que se originó en razón de la existencia de una superestructura represiva, mediante la cual, se intentó privar a los argentinos de aspectos esenciales y profundamente significativos de nuestra historia.

Se los grafico brevemente con un ejemplo: Fermín Chávez nació en 1924 en un pequeño caserío rural llamado “el Pueblito” que dista a más de veinte kilómetros de Nogoyá, Provincia de Entre Ríos. Mientras en su ámbito familiar el joven Fermín “mamo” un relato histórico vinculado a las hazañas de Ricardo López Jordán, un verdadero y trascendente caudillo popular entrerriano (el mismísimo José Hernández lucho a su lado), en la escuela pública, a Fermín le fue impartido el relato clásico de la historia donde Jordán constituía una figura insignificante y donde justo. J. Urquiza era erigido en el verdadero prócer provincial. Situaciones similares acontecieron en todo el país. Por tanto, al serle negado un aspecto esencial de su historia Chávez seguramente entro en contradicción, y la consecuencia natural de esta negación fue reaccionar. Fermín reaccionó investigando prolija y puntillosamente y nos legó una obra que constituye un antes y después en la historiografía entrerriana “Vida y muerte de López Jordán”. Fermín nunca negó ni oculto a Urquiza ni a otros próceres consagrados en el panteón oficial. Simplemente vino a poner las cosas en su lugar. De igual forma otros revisionistas trabajaron sobre esa pléyade de caudillos tremendamente significativos para la historia argentina que fueron obliterados por la historia institucionalizada.

La nuevas generaciones deben tener presente que los pueblos cuando son oprimidos reaccionan desde sus identidades- y en ese sentido – nuestra historia es parte sustancial de nuestra identidad. El revisionismo entonces forma parte de una reacción cultural nativista contra la tentativa de a-culturización impulsada desde el puerto por el régimen oligárquico consolidado en el poder después de Caseros. Y digo reacción cultural porque la resistencia se expandió por todos los órdenes de la vida cultural argentina. Esto ya lo he explicado en varias oportunidades.

2.- ¿Cuáles fueron las razones por las que se originó esta corriente y sus principales exponentes?

Como ya sostuve en una entrevista anterior, Iberoindoamerica posee una vasta tradición en materia de resistencia cultural. Hubo una resistencia de lo indoamericano con respecto a lo hispano, y luego una resistencia del componente lo indo – hispano contra una nueva tentativa de a-culturización representada por lo sajón. El revisionismo como corriente, surge en razón de la imposición por parte de los vencedores de caseros de un relato histórico parcial y en cierto sentido opresivo. Ustedes saben que se reprime o se oprime para alienar, y en ese orden de ideas, el revisionismo es una forma de resistencia contra la alienación.

Aunque suele señalarse a Adolfo Saldías como el Padre del revisionismo o a tal vez a Ernesto Quesada, para quien les habla, el revisionismo en tanto fenómeno cultural no admite “padres” ni “padrinazgos” ya que la resistencia tiene un solo protagonista: el pueblo. Admitir padrinazgos resultaría un craso error iluminista. El protagonista esencial es el pueblo más allá del origen de los autores, de los relatos, o de las interpretaciones.

No obstante de ello puedo ahora referirme a los principales exponentes, y allí encontramos – entre otros cientos – a David Peña, Carlos Ibarguren, Dardo Corvalán Mendilaharzu, José Luis Busaniche, Manuel Gálvez, Manuel Ugarte, Ernesto Palacio, Julio Irazusta, Rodolfo Irazusta José María Rosa, Juan José Hernández Arregui Rodolfo Puiggrós Salvador Ferla, Jorge Abelardo Ramos, Norberto Galasso Ramos, Fermín Chávez, Luis Alén Lascano, etc.

3.- Usted refirió recientemente a un actual resurgimiento del revisionismo. ¿Podría enunciar alguna de las causas por las que se produjo este fenómeno?

Salvo honrosas excepciones el relato histórico que aún se imparte en las escuelas sigue siendo sesgado, y las interpretaciones que recaen sobre la historia argentina desde las academias también. En las universidades la combinación entre “iluminismo”, “narcisismo” y “conformismo” han generado un combo explosivo que los aleja a muchos historiadores del sentir y del saber popular.

En ese sentido el revisionismo ha vuelto a resurgir por que todavía existen razones para resistir. La resistencia no es sólo contra el contenido del relato, sino también contra las interpretaciones “iluministas” y “dogmaticas” de nuestra historia. Los americanos ya hace tiempo nos dimos cuenta que la historia es demasiado importante para dejarla exclusivamente en manos de los historiadores profesionales.

Quiero dejar en claro además que el revisionismo no reclama un lugar en las academias ni en las instituciones. Muy por el contrario, el revisionismo es una corriente crítica inmersa en la cultura popular que advierte y denuncia a un relato histórico sesgado y disfuncional. Así como la cultura popular no admite ser institucionalizada, el autentico revisionismo tampoco.

Algunos tontos se creen que el revisionismo resurgió en estos tiempos por impulso de dos o tres individuos que quieren reinstalar una corriente para adquirir notoriedad o instalarse políticamente. No entienden nada. Yo los desafío a que recorren el país y vean los millares de obras y de trabajos históricos extra académicos que se han escrito en el país, en especial en las provincias, en estos últimos diez años, y verán que el resurgimiento es desde abajo hacia arriba, y además, que el pueblo no admite “Mandarines” del saber histórico.

4. - ¿Cómo se manifiesta o se expresa actualmente el revisionismo? ¿Qué rol le asigna a Felipe Pigna en este proceso?

Se expresa de múltiples y variadas formas a través de artículos muchos de ellos difundidos en la red, de millares conferencias y de de libros que se publican diariamente fuera del circuito comercial o académico.

Además hay autores de la talla de Leonardo Castagnino que practican un brillante el revisionismo, hay hombres de la culturas como Pacho O´Donnell que se han dedicado a producir libros con contenido revisionista, hay mujeres como

Araceli Bellota y Leticia Manauta que revisan la historia resaltando el rol de las grande mujeres que hicieron el país, hay hombres como Norberto Galasso que practican un revisionismo social, hay autores como Hugo Chumbita que se inmiscuyen en fenómenos como el de los bandidos rurales, hay autores como Enrique Manson que investigan sobre la historia reciente. Nombro algunos de ellos a modo de ejemplo. Hay también equipos de trabajo como “UMBRAL” escribimos provocaciones como el “Proyecto Umbral”, hay innumerables textos rescatando el pasado histórico indoamericano etc..

En ese sentido gracias a Dios hoy existe una nutrida producción histórica sobre nuestros primeros habitantes, y digo histórica ya que nuestros paisanos, aunque algunos lo nieguen, eran sujetos históricos y hay que extender nuestro relato histórico hacia los confines del poblamiento americano. En ese sentido losamericanos hemos aprendido que la historia anterior a la llegada de los españoles es demasiado importante como para dejarla exclusivamente en manos de los antropólogos.

También quiero resaltar y recatar la labor de las paginas digitales como www.pensamientonacional.com.ar, www.elortiba.org ; www.peronvencealtiempo.com.ar ; www.nomeolvidesorg.com.ar ; www.lagacetafederal.com.ar ; http://www.institutonacionaljuanmanuelderosas.blogspot.com ; entre otras que difunden el revisionismo.

En síntesis las estrategias son múltiples y silenciosas, pero altamente efectivas.

Respecto a la Pregunta sobre el rol de Felipe Pigna como no soy historiador no soy quien para juzgarlo, tendrán que hacerlo su pares. Pero creo que podemos rescatarlo como comunicador, como un difusor de la historia. Me consta que despertó en mucha gente el interés por la historia.

Por último sin temor a equivocarme creo que la acción y la práctica revisionista han superado hoy a la producción académica.

5.- ¿Cuál es la relación existente entre la producción revisionista y la que se realiza en la Universidades?

No podría responderte con exactitud esta pregunta pero creo que existe poca relación entre ambos mundos. Lo que sí puedo afirmarte que hay revisionistas que dan clases en las universidades argentinas, pero como el revisionismo no aspira a constituirse en una escuela, no hay debate. Por su parte me consta que muchos historiadores clásicos o profesionales que por “necesidad” están practicando un cierto revisionismo. Esto es importante y creo que éste es un logro del revisionismo, ya que los revisionistas están “ayudando” a los historiadores profesionales a re- ligarse con la realidad.

6).- ¿Existen matices dentro del revisionismo?

Claro que existen. Eso es lógico y natural. El revisionismo como todo fenómeno emergente de la cultura popular tiene sanos matices, y además, los revisionistas no están ajenos a las disputas políticas. El revisionismo no aspira a colocarse en el cenáculo de la objetividad. Hay revisionistas de todo tipo. Los hay más vinculados a las mal denominadas izquierdas, los hay más diríamos clásicos, los hay peronistas, los hay radicales, los mas hispanistas, los hay mas americanistas. Pero lo importante no eso. Lo destacado es la pugna por la vedad histórica integral.

Como reflexión final quiero decirles que la auto justificación del presente no puede ser entendida como revisionismo. El revisionismo es una modalidad de resistencia cultural que aspira a un relato histórico integral e integrado, y que entiende a la historia como un componente de alta significación identitaria. En ese sentido no hacen revisionismo quienes intentan justificar su presente, ya que practicar el revisionismo implica comprender y sobre todo asimilar el pasado para construir un futuro común compartido, aceptado y asimilado.

No hay comentarios: