Bienvenidos al Frente Negro

domingo, 23 de octubre de 2011

La sangre del león y el festín de las ratas

.
.
Por Bahar Kimyongür

Sirte o la Stalingrado del desierto, había resistido con su sangre en contra de la barbarie celeste de la OTAN y de sus mercenarios indígenas.

En medio de las ruinas humeantes de la villa mártir, un león yace muerto. Un león que, tanto en su vida como en su muerte, había rendido su ferocidad al servicio de su patria, de su pueblo, su continente y de todos los condenados de la tierra.

En torno a este cuerpo agonizante, cual ratas hambrientas, los bárbaros del CNT (1) y de la OTAN se disputaron los trozos de su noble carne.

"Somos nosotros quienes lo hemos eliminado" claman las ratas desde Washington a Paris.

"No, fuimos nosotros" retrucan las ratas cipayas locales.

El cuerpo lacerado de Ghadaffi, es el de la Libia lacerada, servido en bandeja a la OTAN y al CNT.

La Libia de Ghadaffi era un país férreo. Sus ciudadanos no debían pedir limosna a la puerta de los amos europeos.

La Libia de Ghadaffi era un país próspero. Era "El Dorado" de África. Una tierra de abundancia que proporcionaba pleno empleo.

La Libia de Ghadaffi era un país justo. Las mujeres podían estudiar y desempeñarse mejor que los hombres. Las mujeres dirigían. Las mujeres combatían.

La Libia de Ghadaffi era un país generoso. Escuelas gratuitas muñidas de los más modernos equipamientos. Hospitales gratuitos donde nada faltaba. Esta Libia, entre otras cosas, ha financiado RASCOM 1, un satélite de comunicaciones que iba a permitir a todos los africanos telefonear casi gratuitamente, a ellos que pagaban una de las tarifas telefónicas más caras del mundo. Europa había llegado a colonizar los recursos de comunicación africanos, forzando al continente a desembolsar 500 millones de dólares por año para permitir el uso de sus satélites europeos para la telefonía africana.

La Libia de Ghadaffi era un país solidario. Dotado de un ministerio encargado de apoyar la revolución mundial, esta Libia ha acogido con los brazos abiertos a todos los luchadores del mundo, ha financiado innumerables movimientos de liberación: las Panteras Negras, los militantes en contra del Apartheid, los militantes chilenos, del Salvador, el país vasco, Irlanda, Palestina, Angola. Poseídos por sus viejos fantasmas, periodistas europeos habían reportado que mujeres francotiradoras de las FARC habían sido enroladas por Ghadaffi. Pura intoxicación. Como revancha, los guerrilleros tuareg del Frente Polisario, el movimiento de liberación del Sahara occidental, protegían Trípoli de la barbarie de la OTAN/CNT.

La Libia de Ghadaffi hizo la experiencia de la democracia directa. Ghadaffi no tenía más que un rol simbólico, aquel del viejo sabio a la vez temido y respetado. La población fue impulsada a debatir y elegir su destino a través de los Comités Populares. Sin necesidad de parlamentos ni de partidos.

Por desgracia, la Libia de Ghadaffi no logró hacer sobrevivir una democracia estable. Las luchas personales tomaron prioridad sobre los intereses colectivos. Como numerosas revoluciones, la Libia de Ghadaffi conoció su degeneración ideológica y su cortejo de sufrimientos e injusticias.

La Libia de Ghadaffi no logró instaurar la concordia entre los clanes y tribus de la Tripolitania y de la Cirenaica. (2)

La Libia de Ghadaffi creyó que sólo la fuerza pondría a raya las maquinaciones yihadistas de Al´Qaeda, de los oportunistas y de los rebeldes pro-occidentales.

La Libia de Ghadaffi tentó quebrar su aislamiento internacional "abriéndose al mundo", pensando que las ratas del Eliseo, de Downing Street, del Palacio Chigi o de la Casa Blanca (3) vendrían a comer de su mano. Estas ratas que en realidad se habían colado subrepticiamente en las mangas de su túnica. Que habían aprovechado la situación de tal apertura para infiltrar el país, sabotearlo, arruinarlo y drenarlo de sus riquezas a lo largo del siglo.

Ahora las ratas de Europa y las del CNT sacian su sed en la melena del León.

Mas el León fue despojado de su garras para reunirse con Lumumba y Sankara (4), los otros hijos y mártires de la África heroica.

¡Bebed, hordas de cobardes, bebed! ¡Que su sangre hierva vuestras entrañas como el Zaqqoum! (5)

¡Llorad patriotas libios llorad! ¡Que vuestras lágrimas ahoguen a vuestros verdugos y a sus armas!

Bahar Kimyongür- 21 de octubre 2011
(traducción: Francisco Mazzucco)

Notas de la traducción:
1 - CNT: "Consejo Nacional de Transición", el gobierno de los rebeldes anti-Ghadaffi, reconocido por las potencias occidentales.
2 - Trípoli y Cirenaica son las dos regiones costeras -occidental y oriental- que comprenden a Libia. Presentan entre ellas diferencias históricas y animosidades encontradas.
3 - Son respectivamente las sedes de los gobiernos de Francia, Reino Unido, Italia y EEUU.
4 - Patrice Lumumba fue un militante por la liberación del Congo, y el primer presidente de ese país. Thomas Sankara fue un militante por la liberación del Alto Volta, luego llamado Burkina Faso, país del que fuera su primer presidente. Ambos, militantes anti-imperialistas, fueron asesinados en golpes de Estado apoyado por las potencia occidentales.
5 - El Zaqqoum es un árbol que crece en Jahannam, el infierno musulmán, cuya fruta amargada los condenados están obligados a comer como tormento.

No hay comentarios: