Bienvenidos al Frente Negro

jueves, 22 de agosto de 2013

El Frente Negro: Su historia y su combate

.
Una larga marcha que recién comienza. 
.
1) La apuesta por el nihilismo activo. (Junio 2008 - Junio 2010)

Compartimos el enemigo,
compartimos la trinchera
Los comienzos de El Frente se remontan a mediados de 2008. Por aquella época surge la idea de vincular el arte y la filosofía en un solo nodo que condense experiencias previas atravesadas en variados ámbitos de la política y la cultura alternativas. Un grupo de compañeros vinculados más por una inquietud existencial común que por una profesión de fe ideológica nos lanzamos entonces a la búsqueda de nosotros mismos. El diálogo, la interacción desde el llano con la facticidad apareció siempre a nuestro ánimo como algo inesquivable. Pensar y actuar desde el mundo en que habitamos. Ni huir de él, ni protegerse con certezas. Los asépticos refugios académicos, los museos de ideas puras y santas, y todas las sectas infértiles de charlatanes que hablan sólo por boca de sus ídolos, nos parecieron desde un primer momento despreciables resquicios de la pobreza espiritual burguesa. Sin programa alguno más que la intensidad del acto abrimos las puertas al caos, a lo innombrable, para que la experiencia de la pura voluntad se vuelva acción y en su hacerse no contemple una finalidad otra que permanecer fiel a sí misma. Elegimos el Negro como símbolo de esa identidad. La fertilidad de la tierra en la oscuridad de la noche. La indiferencia de una generación que elige por lenguaje el nihilismo.
.
Los idiotas que  te invaden
para adormecer tu pensamiento
De aquello hicimos bandera y situados por sobre las diferencias conceptuales de las fuerzas revolucionarias existentes, logramos que quienes se presume son actores antagónicos del espectro político coincidieran en una misma praxis militante. Anarquismo, Socialismo, Peronismo, Comunismo, Nacionalismo: descubrimos en todo aquello meras etiquetas vacíadas de sentido por la sencilla razón de que los hombres que se llama al combate - "las masas" - no tienen ya espíritu; al contrario, solo tienen una forma de vida: la del homo economicus. Y las rige un único poder: el imperialismo anglo-sionista. Por eso hablamos en términos mucho más tajantes y dijimos: si compartimos el enemigo, compartimos la trinchera. Si hay ansia revolucionaria, la experiencia misma configurará el destino de la lucha. Debemos empezar nosotros mismos desde nuestro tiempo y hablando a nuestro entorno inmediato. Y así fue. Con una docena de individuos comprometidos, inundamos la Ciudad de nuestra decisión actuante. Decenas de miles de afiches y al menos diez mil adhesivos, cientos de pintadas nacieron de nuestro solo esfuerzo individual. Hicimos filosofía en medio del fragor militante, entre el engrudo y el frío de los días de invierno. Nuestros blancos predilectos: el consumismo, los medios, los bancos, la mersa existencial, Fort, Tinelli: el "mundo feliz". Toda nuestra campaña pública remitía a nuestro blog, a este mismo blog. Aquí resistía la cultura y la filosofía crítica, con una vitalidad pocas veces vista. Y aún lo hace.

2) La mayoría busca dogmas, padres, iglesias. (Junio 2010 - Octubre 2010)

No nos vendemos,
y no nos afrancesamos
Nuestra militancia era un éxito, se hacía ver todas las semanas en el transporte y el espacio público. Por eso no tardaron en llegar los entristas de izquierda, de un renombrado partido trotskista a intentar copar la organización. Nuestra apertura asamblearia fue la puerta de entrada para que vinieran persistente y coordinadamente a pretender volcar nuestra dinámica en favor de unas "luchas obreras" que obviamente dirige y centraliza su partido. No pudieron, por supuesto, y acabaron por rendirse. Éramos una presa interesante a los ojos de las sectas que se ocupan de desactivar revolucionarios. No numerosa, ciertamente, pero si activa y efectiva como pocas. Pero lo lamentable no vino solamente de las sectas, sino también de su correlato: las masas. Y esto si nos importaba porque hacia allí se dirigía nuestra difusión y nuestra crítica. La mayoría reclamaba de nosotros los dogmas de siempre, masticados una vez más y escupidos en forma de mantra (nos pedían lo que se llama "un programa"). Esto nos exigió algunas definiciones, aunque no fuera de nuestro agrado.

Estamos en el eje del mal,
...por cuenta propia.
Pensamos que quizá menguando un poco la filosofía y la teoría en favor de una aproximación más situada en el pensamiento nacional, podríamos dialogar mejor en términos ideológico-tácticos con aquellos que convocábamos. El esfuerzo se venía sosteniendo, pero los militantes que se acercaban sólo en pocos casos querían sacrificarse y en menos aún poner a examen sus supuestos ideológicos y existenciales en un debate libre. Querían el libro sagrado, los mandamientos, una promesa de "felicidad" y de redención futura. Los pocos que combatían esmerados justificaban el esfuerzo, pero no nos quedaríamos chocando contra la pared tal como lo hacen los conservadores que juegan a la revolución para permanecer siempre los mismos. Nunca pretendimos hacer vigilia de "principios eternos" al margen de la interacción con la realidad, vemos en esto un contrasentido. Si no hubiéramos empezado a esbozar un cambio en nuestra postura, de todos modos aquellos otros seguirían rezando a Bakunin, o a Rosas, o a Verbitsky, o a Perón, o a Marx, y lo que es peor, seguiríamos siendo pocos los dispuestos a dedicarnos a la revolución desde el llano sin aceptar el formato eclesiástico de la partidocracia. Elegimos por eso, hacer un giro táctico.

3) La asunción de un fundamento político. (Octubre 2010 - Verano 2011)

Operación Soberanía: más de 20
bancos ingleses escrachados
No renunciamos a la verdad, ni al diálogo entre pares como forma de sostenerla. Esto es lo que hubiera querido el enemigo. Pero siendo la verdad algo que el sistema ha dejado en muy poca valía, la discusión abierta de los supuestos ideológicos que organizan los sentimientos irracionales del hombre-masa se hace prácticamente imposible sin la intervención de mitos movilizadores y referencias generales que orienten las emociones hacia la comprensión. Por eso levantamos un símbolo: el de la izquierda nacional y el nacionalismo popular revolucionario de los setentas. Este símbolo tomado fuera de todo dogmatismo y anacronismo nos parecía podía contribuir al hecho de fogonear desde una postura interior - "espiritual" - el nivel de discusión política hacia escenarios más y más decisivos: hacia la confrontación abierta y descubierta con el sistema. Esto implica ponerse en un lugar de mayor entendimiento con las mayorías constituidas e intentar darle dinamismo y contenido a sus tradiciones políticas manteniendo una independencia orgánica y conceptual. De aquí se desprende que, para nosotros, las condiciones para una política revolucionaria no pasan por una cuestión de consciencia programática, ni por la agudización de las contradicciones de clase, sino por algo mucho más profundo: por una disposición espiritual interior que toda cultura sana debiera fomentar. La disciplina es libertad.

Unidos cambiaremos nuestras vidas, si
quema en nosotros el ardor militante...
Veníamos de apuntar a los revolucionarios sin más para rebelarse en un único frente contra el sistema, veníamos de convocar a los que pretendían expresamente situarse más allá de sus límites, y poco encontramos. Dimos, por ello, un paso desde los desdibujados contornos fronterizos de lo "antisistema" hacia una elección altamente simbólica, ética e histórica, que demarca nuestra posición y organiza un horizonte de sentido, no respecto de los "-ismos" políticos, sino respecto de la existencia misma: nosotros estamos con los que mueren en combate. No con los enriquecidos por el cálculo y la defección. Aceptar la verdad de la muerte y asumirla como fundamento de la propia práctica política es la esencia misma del revolucionario auténtico. Por ello nos decidimos a potenciar las fibras vitales existentes en el seno del pueblo invocando la mística heroica de los caídos por la liberación nacional y social; y conjuntamente, la de los caídos durante la recuperación de nuestras Islas Malvinas. ¡Caídos por la causa nacional-revolucionaria: Presentes!. 

4) Un enemigo político para concentrar fuerzas. (Marzo 2011 - Julio 2011) 

En defensa de lo público,
contra la vuelta a los 90.
Nuestro operar de allí en más, consistió en empujar los horizontes de lo posible, a partir de las condiciones fácticas en que se encuentra disputando poder el pueblo. Decidimos hacerlo tomando una posición activa frente a las elecciones de Jefe de Gobierno del año 2011, militando extensiva e intensivamente contra quien hoy todavía gobierna la ciudad, Mauricio Macri. Entonces se presentaba para ser reelecto en el cargo. Entendimos que la unidad contra la peor expresión de la derecha liberal en nuestro país era un símbolo que debiera movilizar a quienes todavía sentían la necesidad de poner en práctica las alternativas emancipatorias y a su vez de no quedarse de brazos cruzados ante coyunturas decisivas. Se crea o no en el juego electoral, es éste el que define nuestro destino por cuatro años y condiciona lo que sucederá de allí en más. Sin participar ni acompañar a ningún partido de la elección, sin otro ánimo que nuestra convicción en la elección militante que tomamos, militamos contra Macri mucho más que varios partidos mayoritarios. Hay que considerar que nos limitamos a algunos barrios y al transporte público. Nuestro límite estuvo marcado por nuestro bolsillo. Nunca pedimos diezmo a nadie, y tampoco contamos con las generosas "donaciones" privadas o públicas que engrosan las arcas partidocráticas.

Poniendo lo que hay que poner sin
esperar nada, ni lo mínimo, a cambio
Macri ganó gracias a la ineptitud de los que dicen encarnar las fuerzas nacionales y populares en la Ciudad cuando no pasan de ser meros progresistas. Y lo hizo por un amplio margen en las elecciones primarias. Confirmamos que no había juventud comprometida coincidiendo con esfuerzos de este tipo. Los izquierdistas míopes no entendían que Macri es peor y preguntaban con quién estábamos. Pocos querían participar de un esfuerzo del que 'no se gana nada'. Pensemos en qué lejos están entonces de dar la vida. En lugar de revolucionarios nos encontramos con una juventud sedienta de la seguridad que propinan los aparatos burocráticos, sean los de los partidos o los de las "agrupaciones universitarias". Tal es así que luego del resultado arrollador de las primarias meditamos profundamente que rumbo seguir y permanecimos mientras al margen de la militancia algunos meses. 

5) La oportunidad desperdiciada por el kirchnerismo (Oct. 2011 - Dic. 2012)

Toda la energía para profundizar,
pero...¿qué decir de los demás?.
Mientras los jóvenes buscaban y encontraban sus dogmas, padres e iglesias como el sistema manda, ¿cuál era, mientras tanto, el clima político general? El kirchnerismo ganaba una elección con el 54% de los votos prometiendo "profundizar el modelo", que hasta entonces había simplemente sugerido un keynesianismo con arraigo en la simbólica peronista, pero de cultura progresista. Sin embargo algunas medidas justas como la recuperación de las AFJP y la promulgación de una ley de medios anti-monopólica habían simpatizado a una parte de la juventud que afluía hacía sus filas. Salvando aquello, se contaban 8 años de entrega del petróleo a Repsol, de exenciones ridículas en el giro de dividendos de las grandes multinacionales, entre otros desbarajustes estructurales heredados que el gobierno kirchnerista no había reformulado. Pero la contundencia del resultado electoral y la épica discursiva parecía abrir la puerta hacia una transformación de raíz, luego de haber dejado atrás la crisis económica de 2008-2009. Tuvo razones concretas Cristina Fernández de Kirchner, asumido el nuevo mandato en diciembre de 2011, para tomar aquel camino que se esbozaba como esperanza popular: en efecto, el establishment intentó un golpe financiero mediante fuga de divisas para forzar una devaluación como un mensaje extorsivo ante su nuevo período en el poder. El gobierno respondió inmediatamente con mayores controles al circuito de la venta de dólares, y a la transferencia de divisas de mineras y cerealeras. Estableció también un control de importaciones. Nada revolucionario, sino lo lógico ante una situación de ausencia de controles y presión corporativa del poder financiero. Un parche, pero que visto a la luz de la ausencia total de controles a la economía y de las presiones existentes resultó importante. En su momento todos estos indicios parecían perfilar una posible salida hacia adelante, dirigida contra los bancos y los grandes monopolios productivos hasta ahora intactos. 

De la noche anterior a la expropiación.
Al otro día nos despertó la historia...
Durante el verano de 2012 se inició de a poco una campaña oficial para instalar la nacionalización de YPF y el reclamo sobre la soberanía de las Islas Malvinas. Vimos ambos movimientos como la posibilidad de despertar una consciencia nacional adormecida y empezamos a militar en paralelo a la campaña oficial por la expropiación de Repsol. Además sostuvimos enérgicamente una campaña contra la desmalvinización progresista que el marco hacía posible discutir abiertamente. Desde hacía un tiempo se luchaba en nuestro país contra el bloqueo a los buques de bandera inglesa con destino a Malvinas. Un grupo de militantes nacionalistas (ver link aquí), autónomos y automovilizados, hicieron posible la hazaña en todas las provincias costeras del país, obteniendo el apoyo de sectores del oficialismo, entre otros, para promulgar leyes provinciales al respecto. La Ley Gaucho Rivero, una gran conquista de nuestro pueblo. Luego, la expropiación de YPF signó, sin duda, el pico más alto de aquel entusiasmo con el kirchnerismo, no sólo nuestro, sino del pueblo argentino. En aquel momento apoyamos al gobierno expresamente en esas medidas así como rechazamos otras (por ejemplo, la ley antiterrorista) manteniendo nuestro criterio autónomo. Lo hicimos como es propio de nuestro ánimo, empujando los horizontes de lo posible más allá de lo admitido.

Llegado ese momento decidimos que El Frente se debía un período de contemplación atenta para ver como evolucionaba la situación. Algunos de nuestros compañeros siguieron su militancia por cuenta propia para seguir de cerca el proceso que describimos, algo que aún horroriza a las sectas de izquierda o nacionalistas de nuestro país. Si, que nosotros militamos en serio y buscamos en serio un contacto con la realidad: sea esta cual sea. Las burbujas místicas de algunos iluminados les impiden juzgar todo lo que no es "puro", aquello "contaminado" con la práctica efectiva y concreta. Pese a lo que piensan aquellos, nosotros nunca abandonamos la perspectiva revolucionaria. Nos acompaña a todas partes, es nuestra forma de habitar el mundo.

Solidaridad: unos se quedan en casa,
otros van al frente...y se la juegan
Con el tiempo cada uno de nosotros desde su lugar observó que los problemas estructurales emparchados comenzaban a hacer agua. El poder de compra del salario se vio mermado. En efecto los grandes monopolios productivos acentuaron la puja de apropiación de ganancias vía inflación y sus intereses permanecen intactos habiendo duplicado su patrimonio en un año (ver aquí). El impuesto al valor agregado se sigue, en paralelo, cobrando a toda la clase trabajadora cuando compra leche, pan, o cualquier otro elemento de la canasta básica. A esto se suma la falta de una política crediticia no-usuraria y de una verdadera expansión en la producción industrial que en todo caso debiera llevar acabo el mismo Estado. El paradigma monetario sigue siendo conservador aunque "heterodoxo" y quizá por eso siga vigente la Ley de Entidades financieras de Martinez de Hoz. El consumo - la demanda - se sostiene gracias a las políticas macro-económicas, pero sin la necesaria transformación del aparato productivo la ganancia la siguen acaparando unos pocos: los bancos a través de crédito usurario focalizado en el consumo y el sector "productivo" altamente extranjerizado y dependiente de las importaciones. Sin romper este esquema, seguiremos siendo un país colonizado, sometido a los vaivenes del comercio internacional, es decir, a la colocación de nuestras materias primas. La solución de fondo anhelada no llegó. Nuevos parches no pueden cambiar la correlación de fuerzas con los monopolios. El discurso, por otro lado, la pura épica, no puede suplir la real ausencia de un Proyecto Nacional explícitamente formulado para el mediano y largo plazo (en forma de planes quinquenales, por ejemplo). Aquello debiera acompañarse de un cambio de reglas de juego sostenido en una Constitución verdaderamente nacional (como lo fue la del 49' y no lo es la hoy vigente). De haber contado con un proyecto y poniendo en marcha una verdadera movilización popular para conquistarlo, se podría haber echo saltar por el aire a la conservadora Corte Suprema - y a cualquier otro obstáculo "institucional" - para refundar la república. Estas podrán ser señaladas como objeciones ideológicas y disparates utópicos sólo por el espíritu burgués: "conformarse con lo que hay y tener fe en el progreso". Es que aún cuando se tenga una decisión política autónoma, el pragmatismo en un país dependiente significa jugar con fuego y rendirse ante el poder real. Proyectar sólo en torno a las próximas elecciones es sumisión al sistema: porque a los enemigos del pueblo no los vota nadie y siguen estando agazapados contando el dinero que obtienen del trabajo ajeno. Es dejar abierta la puerta para que el pueblo sea arrasado por la virulencia de la restauración liberal una vez más. La cantidad de divisas que se remitieron en esta década al exterior debieron haber fomentado -¡al menos en parte!- la industria pesada de la mano de la reconstrucción -y nacionalización- de las fuerzas armadas. Los dólares que los grandes exportadores de granos obtuvieron por parte del extranjero debieron ir en paralelo y, como mínimo, servir para estatizar y reconstruir los ferrocarriles antes de la primera tragedia en las vías. O para evitar acuerdos expoliadores con Chevron. Que no se tuvo la correlación de fuerzas favorables para tomar decisiones tales, es un lamento, y lo que es peor, una mentira (algo en paralelo puede leerse en este buen análisis). Los resultados de lo que decimos se pueden leer en las recientes elecciones. La burocratización se paga caro, quizá por eso algunos se llevan algún vuelto para asegurarse la vida sin trabajar. Sea como sea, todo esto no es un problema de partidos y elecciones, ni siquiera de corrupción, como creen los obstinados -y engañados- caceroleros; sino, de algo mucho más grave, de otra oportunidad histórica perdida por falta de una visión estratégica y de una juventud revolucionaria que la cultura progresista - sumada a la herencia menemista - es incapaz de producir. 

6) Formación cultural y filosófica para la fundación de una alternativa política autónoma de carácter nacional-revolucionario. (Enero 2013)

Desde Enero de 2013 emprendemos una ardua tarea filosófica de formación para poner sobre terreno firme nuestra propuesta. Recabada ya una vasta experiencia práctica, no perderemos el tiempo. Estamos formando los cuadros militantes necesarios para dar a luz en el mediano plazo a una definitiva alternativa política y espiritual para la decadencia de nuestro tiempo. Las puertas están abiertas para los que quieran ser parte de esta construcción. Elegimos sostenernos de pie en medio de la decrepitud de la vida burguesa sin entablar ni un solo compromiso más ni con los falsos revolucionarios ni con los falsos nacionalistas. Con la partidocracia y con la masa, tampoco. Nos negamos también a rendirnos ante los pies del Dios del desierto, en cualquiera de sus múltiples formas, pues esto supone hacerlo ante su pueblo elegido. Si no eliminamos este influjo espiritual de nuestro espíritu, difícilmente podamos hacer revolución alguna. Sabemos que Occidente tiene su historia, su gloria, su identidad. El nihilismo, la esencia de la técnica, tiene tradición y la asumiremos hasta en sus últimas consecuencias. El inicio es aún y la destrucción es condición para un nuevo comienzo que se da dentro del horizonte histórico de nuestros pueblos. Contra el mundo feliz antifascista del eje Wall Street - Tel Aviv, nosotros oponemos la Grecia Dórica, la Roma Republicana, el Estado Prusiano, y los intentos de las fuerzas vivas del siglo XX por constituir un Socialismo inseparable de la grandeza Nacional articulado sobre la base de una comunidad de armas que proyecte una geopolítica de grandes espacios.

No hay Dios -ni instancia internacional alguna- por encima de la Verdad que habita en nuestro suelo. Ella proviene, a través del sacrificio de sus héroes, de lo más profundo del corazón del pueblo. En la sangre derramada está el fundamento más sagrado de la Nación. El suelo es el horizonte existencial de nuestro propio destino histórico. En él murieron los nuestros y no podríamos abandonarlos aunque quisiéramos. El corazón late a la izquierda, cada Nación hará su revolución honrando su identidad y defendiendo su suelo. Fidelidad es libertad y victoria.
.
No es rico quien más tiene, sino quien menos necesita.

Venceremos.

El Frente Negro. 22 de agosto de 2013.
~ En memoria de los compañeros caídos en Trelew ~
.
Contactate: elfrentenegro@gmail.com
.

6 comentarios:

aktionreinhard dijo...

Excelente que den a conocer esta síntesis de una ardua y perseverante militancia, de compromiso y sacrificio. Personalmente, llegué a saber de uds. el 2009 por medio de su revista virtual, gracias a una camarada de su agrupación, con la que tiempo después perdí completamente el contacto con ella.
En su revista destacaban notables escritores de muy buenos artículos, entre ellos Augusto Bleda, Francisco Barbaroja y El Hidalgo entre los que recuerdo. Sinceramente, espero sigan militando entre las filas del Frente Negro, y también dicho sea de paso, sería bueno recusitar dicha revista, pero esta vez con artículos enfocados a la nueva visión Nacional-Revolucionaria. Cordiales saludos desde CHILE, y que sigan adelante con el blog, y obviamente, con el Frente.

El Frente Negro dijo...

Muchas gracias por su apoyo y aliento. Puede ponerse en contacto con nosotros, si así lo desea, escribiendo a esta dirección de correo: elfrentenegro@gmail.com
Seguiremos adelante. Saludos.

Anónimo dijo...

No siguieron pq dichos camaradas se vendieron al frankfurtismo demagogico en su momento.Y ahora FINGEN VOLVER

El Frente Negro dijo...

Anónimo: nadie puede considerarnos parte del "frankfurtismo" si presta un mínimo de atención a lo que decimos y a lo que hemos dicho siempre. Con mucho gusto le ofrecemos explicarle en persona nuestra posición si con lo dicho aquí no le queda claro. Arriba está nuestra dirección de correo si gusta contactarnos para debatir. Atentamente.

Anónimo dijo...

Encima justifican su entrada al kirchnerismo con un monton de palabras vacias...
Osea que cuando fueron a militar ahi no sabian de monsanto la barrick y la deuda externa.

No nos vengan a decir ahora que recien despues de militar ahi se dieron cuenta.

Mejor sigan leyendo a FN y quedense en sus casas porque de revolucion no entienden nada.

Ni me contestes el comentario, si queres borralo. Me da lo mismo.
Cada uno elige el camino a recorrer, pero la mancha de haber colaborado con traidores a la patria, sea del color que sea no se la borra nadie.

Un militante dijo...

Nos gustaría que nos cuente donde está la revolución señor anónimo.

Nosotros tenemos esta historia de esfuerzos para mostrarle (y no tiramos la toalla aunque hayamos cambiado de foco). Le puedo asegurar que ayudamos a muchas personas a abandonar prejuicios. Pero muchos revolucionarios no encontramos allí afuera que quieran ponerse al hombro noches y noches de sacrificio.

¿Usted piensa que intentando siempre lo mismo se obtienen resultados distintos?. Quizá por eso no entienda una decisión táctica coyuntural de una organización política como la nuestra.

Obviamente nosotros sabíamos de la "Deuda Externa, de Monsanto, de la Barrick Gold, y el "frankfurtismo". Pero también nos enteramos de la expropiación de Repsol, de la recuperación de las AFJP, del intento de la ley de medios, de la creación del Instituto Dorrego, de la recuperación de la memoria de Dardo Cabo, de Rosas, entre otros olvidados, y de como había un clima de posible radicalización frente a los intentos de desestabilización por parte de banqueros. ¿O usted no sabe que intentaron una corrida bancaria sacando dólares del país a fines de 2011?. ¿Esos no son traidores a la patria acaso?. ¿O entre los banqueros y el Estado (que excede al gobierno pues el debilitamiento financiero del mismo afecta la vida del pueblo) usted se queda con los banqueros?.

Le pregunto porque hay quienes se consideran "puros" por no haberse juntado con la "yegua montonera". Pero marchan junto a reaccionarios y liberales en los cacerolazos sin que se les mueva un pelo; ¿esa es la trinchera natural del nacionalismo "revolucionario" argentino?. ¿El mismo lugar donde la burguesía apátrida pide que le dejen comprar dólares para viajar afuera aunque el país se derrumbe por ello?. ¿Esos gorilas no son traidores a la patria también?. Este gobierno será una mierda, pero al menos devolvió las paritarias a los trabajadores y algunas áreas estratégicas al estado que son piso de mínima para una verdadera revolución nacional. ¿Qué hicieron por el país o por el pueblo los caceroleros y sus dirigentes predilectos "Momo" Venegas, "Pato" Bullrich, Eduardo Amadeo, Sergio Bergman, y compañía?. De ese sector político no se puede esperar nada excepto lo peor.

Como fuera... sobre decisiones tácticas no hay nada escrito... pero en casa no nos vamos a quedar porque a usted no le gusten las nuestras. Nosotros respetamos a los que están por los mismos objetivos, y siempre lo dijimos: "si compartimos el enemigo compartimos la trinchera". Eso no significa que renunciemos a tener propias posiciones tácticas.

Cuando quieran hablar de política aquí estaremos formando nacional revolucionarios a mucho honra. Y leyendo a Nietsche también, claro. ¿O a usted no le parece un autor genial?.

Saludos,
Un militante de El Frente Negro.-