Bienvenidos al Frente Negro

miércoles, 17 de abril de 2013

La Stratēgía como disposición espiritual

.
.
Por Augusto Bleda

Como primera tentativa de aclarar nuestro concepto de la Stratēgía*, diremos que la entendemos como una particular disposición espiritual mediante la cual el espíritu se prepara para la guerra y eventualmente se lanza a ella para ejercer su libertad, que no reside sino en el honor de poder permanecer fiel a lo que es, fiel al reconocimiento de una verdad tan mortal como él. Su terreno es bastante más simple en términos conceptuales que el resto, dado que parte de un hecho: una confrontación que abarca también a la "paz", y va aún más allá. La proximidad de la muerte hace de la Stratēgía un momento decisivo en el sentido literal del término. A las implicancias de la Stratēgía se les puede decir que si, o que no caso en el que se renunciaría a la propia autenticidad en el mismo acto. Por ende, la guerra (y la muerte) se nos imponen en algún punto como una fatalidad.

Precisando: si bien es algo propio de la Historia Universal el hecho de que las guerras y la voluntad de dominio hayan sido factores centrales de su desarrollo, es sólo en los últimos siglos que la guerra y el dominio han tocado y conmovido directamente lo más íntimo del individuo, de la cultura, de la vida humana en general, poniéndolo todo en el centro del campo de batalla. Esto se evidencia en la cada vez más rara diferenciación entre objetivos civiles y militares. En el fenómeno del terrorismo, de los bombardeos masivos a grandes capitales, en las operaciones de guerra psicológica, en los distintos tipos de genocidio cometidos, y en las así llamadas "guerras de baja intensidad", también pueden verse distintas manifestaciones del concepto que más caracteriza los conflictos de nuestro tiempo: la guerra total. Si es preciso aclararlo aún, diremos que la Stratēgía considera la moral un factor bélico más, en desmedro de cualquier consideración humanitaria. Más bien, son justamente los ideales humanitarios, las loas a la democracia, los derechos humanos, y la liberación de los oprimidos, quienes han encabezado los más grandes asesinatos en masa.

Si siempre fue recomendable prepararse para la guerra a quienes desean vivir en paz, hoy nunca lo fue tanto. Incluso para el individuo mismo que también forma parte del juego estratégico del poder es recomendable mantenerse alerta y en forma. Varios pensadores del siglo pasado, desde Jünger a Foucault, para nombrar algunos, han tematizado este riesgo al que se ve expuesto el individuo en tiempos de progresiva "racionalización" y "totalización". Si bien en esto no coincidamos tanto con la resolución individualista de Foucault, señalaremos nuestra afinidad con Jünger que si vislumbró la posibilidad de un que un pueblo entero se embosque, del mismo modo que Zaratustra tiempo antes habló a los solitarios, para que a espaldas de las moscas del mercado, se erijan como creadores de valores, y den lugar a partir de sí a un nuevo pueblo. Con estas menciones queremos desmarcarnos de todo individualismo misárquico. Es necesario que el espíritu se de una comunidad de diálogo militante, entre pares, de la cual puedan surgir nuevas instituciones, un nuevo tipo de Estado, o al menos otras formas de testimonio existencial. Los detalles de todo esto corresponden al terreno de la Práxis, pero en tanto revisten también una necesidad estratégica, pertenecen a la Stratēgía. El que quiere luchar también quiere más poder. Así se relacionan ambas disposiciones. En lo específicamente estratégico la guerra ya está declarada, o en ciernes, y lo primordial es saber reconocer en que escenarios se dirime la disputa, y cuales son escenarios secundarios o meros espejismos. A partir de ello, que medidas es conveniente tomar, y cuales no. Sin embargo el aspecto decisivo es la voluntad de luchar. El resto puede contribuir o no al éxito, pero no afecta a lo esencial. La Stratēgía que fracasa es la que no está a la altura de su verdad, la victoriosa es la que aún en la derrota fáctica se vuelve gesto y figura para las luchas venideras. La historia no es estanca y muchos muertos gozan de mejor salud que los vivos. El cobarde no tiene historia.

El mundo para la Stratēgía es un campo de batalla donde se pone la verdad en juego. Si bien es esta una disposición espiritual que atiende a las formas, a los medios, a la supervivencia, no manifiesta en su disposición sino la Verdad más concreta que pueda hablar a través de un hombre: el aceptar su propia muerte como precio a pagar por honrar su verdad. ¿Quien habrá de forjarse un cuerpo para atravesar el fuego?. ¿Quien está dispuesto a morir para seguir siendo lo que es o algo aún mejor?. ¿Quien está dispuesto a hundirse en su ocaso?. ¿Quien está dispuesto a morir para crear algo por encima de sí?. ¿Quien está dispuesto a dar su vida por amor al lejano y al venidero?. No parafraseamos a Nietzsche en vano. Estos son los problemas que nos plantea la Stratēgía como signo distintivo de nuestro tiempo. ¿Quien está dispuesto a ser el stratēgos de su propia verdad?. Mientras los valores cristianos permanezcan sin debida sepultura alrededor de su Dios muerto, nada de todo esto podrá ser encarado por los hombres y pueblos que añoran liberarse. Un sujeto histórico que goza de buena salud es aquel que llegado el momento se siente gustoso de matar y morir por su verdad.

* Stratēgía es una transliteración de la palabra στρατηγία del griego antiguo. Las razones de este uso ya han sido expuestas en "La Theōría como disposición espiritual".

lunes, 8 de abril de 2013

La Práxis como disposición espiritual

.
.
Por Augusto Bleda

Como primera tentativa de aclarar nuestro concepto de la Práxis, diremos que la entendemos como una particular disposición espiritual mediante la cual el espíritu (se) pone en acto o (se) interpreta (en los) hechos, (en) la vida misma en su fluir. Lo hace desde, y en, un determinado momento y lugar histórico. Desde una comunidad y una época dadas.

Esta disposición espiritual práctica, tiene un origen irreflexivo en la más rudimentaria experiencia vital. Son marcos de desarrollo suyos, aunque en grado creciente de complejidad la familia, la comunidad nacional, y el destino político-espiritual de una época. Pero a diferencia del mero movimiento reflejo de las masas, la Práxis, es decir, la acción consciente de un sujeto histórico (sea éste un individuo, o un pueblo) tiene por fin afirmarse ella misma en tanto manifestación histórica de la verdad del Absoluto, entendida como coherencia fáctica de nuestro reconocimiento teórico del mismo. La Práxis es la única vía para la manifestación del universal concreto. Su actuar es expansivo y modélico, no tiene como fin reificar un determinado tipo de institución, sino obedecer en los hechos a la verdad. Este es su bien, no el bien de todos. Son muchos los que aspiran a la renuncia de la verdad en el nombre del bien. La Práxis tematiza y aspira al mencionado bien propio y al común en tanto sea parte del suyo, para la realización del absoluto en formas orgánicas que espejen las figuras ideales proyectadas por la Theōría. Lo estrictamente universal, en su aspecto figurativo, siempre permanece ideal, configurando la Práxis y regulando sus medios y fines, en permanente interacción con ella.

A través de la Práxis el espíritu actúa respecto de la moral (que impone deberes, y prescribe fines al individuo) y de la política (que impone deberes, y prescribe fines a la comunidad). Moral y política están insertas en el espíritu de una cultura y una época determinada que responde a las vicisitudes de la historia en tanto devenir orgánico de la lucha por la vida.

El mundo para la Práxis se configura de vuelta como límite (no solo para ella misma sino también para las otras disposiciones espirituales). Pero el espíritu actuante, por su disposición práctica, se propone desafiar todo obstáculo mediante la razón persuasiva (dentro de la comunidad) o la fuerza (fuera de la comunidad). Puede hablarse de comunidad hasta tanto exista una unidad frente a las amenazas externas donde la lucha por el poder se canalice en formas institucionales que supongan que el bien del todo está por sobre el bien de las partes. Cuando la unidad se rompe, o cuando una unidad política entra en guerra con otra la Práxis deja lugar a la Stratēgía. La razón de porqué no incluimos esta última dentro de la Práxis se deriva estrictamente del escenario de guerra total contemporáneo, que ha excedido por mucho los mecanismos políticos de una mera lucha por el poder, y a su vez el plano específico de la guerra, para considerarlo todo un factor más del combate por el dominio. Los problemas específicos de la Stratēgía serán tratados con mayor profundidad en otro apartado. Por ahora basta con señalar que mientras la Práxis tiene su fin en si misma, la Stratēgía abarca el conocimiento y la destreza de los medios por los cuales puede una comunidad puede mantenerse en forma para sobrevivir en nuestra época.
         
Práxis es una transliteración de la palabra πρξις del griego antiguo, así como Stratēgía lo es de στρατηγία. Las razones de estos usos ya han sido expuestas en "La Theōría como disposición espiritual".